Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

10 consejos para deshacerse del miedo a volar

El pánico y los pensamientos desagradables no son la mejor manera de comenzar sus tan esperadas vacaciones. Aquí tenemos algunos consejos útiles para ayudarte con tus miedos a volar.

El miedo a volar es un trastorno psicológico del que, se cree, casi el 30 por ciento de la población mundial sufre en un grado u otro. Alrededor del 10 por ciento de las personas nunca han volado en un avión precisamente debido al miedo intenso.

Pero, según los expertos, las personas de entre 30 y 40 años tienen más probabilidades de sufrir estrés y están más interesados ​​en deshacerse del estado obsesivo de aerofobia. Después de todo, estas personas a menudo tienen que volar en viajes de negocios.

Algunas aerolíneas simpatizan con la aerofobia de los pasajeros, no cobra un reembolso de los boletos comprados si un pasajero de repente comienza a entrar en pánico en la víspera del vuelo. Es cierto que esta regla se aplica solo con un certificado de un médico. Bueno, ¿y si no quieres o te incomoda contactar con él? Para aquellos que quieran deshacerse del miedo previo al vuelo por su cuenta, preparamos 10 consejos:

1. Comienzo sin estrés

Minimice el estrés previo al vuelo. Si es posible, realice el check-in en línea el día anterior, imprima sus tarjetas de embarque en casa, tome un taxi o expreso al aeropuerto. Intente hacerlo sin equipaje: no tiene que llegar con anticipación y hacer largas filas con el equipaje de mano. Duerma y descanse antes de su vuelo.

2. Elije tu asiento

Los asientos más cómodos de la cabina del avión se encuentran en la parte delantera y cerca de las alas. Allí, los pasajeros sienten menos temblores y retrocesos. En los sitios web oficiales de las aerolíneas hay diagramas de distribución de aviones, desde los cuales puede averiguar dónde se encuentran los asientos más cómodos. Por ejemplo, si está volando un Airbus A320, es mejor tener de 8 a 15 filas, en un Boeing 737-800, del 12 al 18. Y no se siente en la parte trasera de la cabina: es muy posible que haya mareos.

3. Vístete cómodamente

Las corbatas apretadas y los cuellos abotonados no son compatibles con vuelos largos. Lo mismo ocurre con las pulseras, anillos y relojes estrechos. Una muy buena idea es, viajar con ropa muy cómoda, también use almohadas inflables para el cuello.

4. Confía en los profesionales

No tenga miedo de decirle a los asistentes de vuelo sobre su miedo. Si es posible, conozca al piloto. Al abordar el avión, informe a los asistentes de vuelo sobre esto, es posible que le permitan ingresar a la cabina durante al menos unos minutos. Según los psicólogos, durante este tiempo tendrás tiempo para hacerte una idea del comandante de la aeronave y asegurarte de su profesionalidad.

5. Diviértete y diviértete

En vuelos largos, se le invita a ver películas o escuchar música a bordo. Pero es mejor que te ocupes del entretenimiento tú mismo: haz una lista de reproducción con tus canciones favoritas, llévate un libro interesante o una tableta con juegos. Los expertos consideran que los audiolibros son la opción ideal.

6. Más fluido

Trate de beber tanta agua sin gas o jugo como sea posible, ya que el aire en la cabina es muy seco. Alguna copa de vino o cerveza servirá para relajarse y estar más tranquilo. Simplemente no tome alcohol como remedio contra el miedo. No tienes que exagerar con bebidas fuertes en el avión.

7. No te sientes

¿Quién dijo que tienes que estar sentado en el avión todo el tiempo? Camine alrededor de la cabina, trepe de puntillas, haga varias curvas en diferentes direcciones. Tales ejercicios ayudarán a restaurar la circulación sanguínea.

8. Encuentra un compañero

Si el pánico comienza a abrumarlo, intente iniciar una conversación con el asistente de vuelo o con el pasajero sentado en el asiento de al lado. Es mejor comunicar directamente que tienes miedo a volar y te cuesta superarlo. Quizás un nuevo conocido (o conocido) te diga algo interesante y te distraiga de fantasías aterradoras.

9. Olvídate de las medicinas

Es mejor evitar el uso de potentes fármacos antiestrés durante el vuelo. Estos medicamentos pueden funcionar de manera diferente en la altura que en el suelo. Siempre tienes que tener presente que el miedo a volar no es ninguna enfermedad y que no lo podemos tratar con medicamentos. Los psicólogos le aconsejan que preste atención a los remedios homeopáticos que no son adictivos y se venden sin receta en cualquier farmacia.

10. Aprender material

Si todos los consejos anteriores no ayudan, entonces es necesario más adelante, ya en la Tierra, averiguar cómo vuelan realmente los aviones. Puedes ver documentales o acudir a un centro especial con simuladores de vuelo. Después de dicho entrenamiento durante el vuelo, ya no será molestado por sonidos incomprensibles en el despegue. Es importante aprender que las turbulencias son muy comunes y que no suponen peligro para su vida.

¡Tener un buen vuelo!