Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

El reciclaje de coches y la gestión de los residuos

73 / 100

En la actualidad, el reciclaje de coches y la gestión de los residuos es algo imprescindible y de obligado cumplimiento a nivel legal, de manera que debemos empezar a asimilar estos procesos para entender mejor el modo en el que se consigue reaprovechar la mayor parte de nuestro vehículo cuando le llega la edad de jubilación, así como también tenemos en cuenta la importancia de gestionar los residuos que no pueden ser reaprovechados.

 

La importancia del reciclaje de coches y de una correcta gestión de residuos

Es importante tener en cuenta que los vehículos están compuestos por más de 3000 piezas, lo que significa que vamos a poder encontrar todo tipo de materiales y elementos que, una vez que el vehículo deja de funcionar por su cuenta, se van a poder reaprovechar y reutilizar así como reciclar, transformándolos en materiales dispuestos para la creación de nuevas piezas, estructuras o cualquier otro producto de fabricación industrial.

Las nuevas normativas de fabricación europeas exigen que los vehículos cuenten con un elevado porcentaje de materiales y elementos reciclables, y de hecho, en este sentido cada año es más exigente, forzando así a los fabricantes a que utilicen recursos que tienen una segunda vida útil y, de esta forma, se van a poder utilizar de nuevo cuando el vehículo acabe en el desguace.

Gracias a ello, se ha reducido la dependencia de materiales de forma significativa, consiguiendo utilizar varias veces el mismo recurso, lo que también por su parte abarata los costes de cara al futuro.

A esto hay que añadir que también se ha reducido la cantidad de desechos que se producían antes, lo que significa un importante ahorro de espacio, una reducción muy sustancial en materia de impacto medioambiental, y por supuesto se consigue evitar que productos y elementos contaminantes puedan acabar afectando negativamente a la tierra, aire y agua.

En definitiva, se van dando los pasos necesarios para conseguir hacer del reciclaje de coches un reaprovechamiento completo, de bajo impacto y de elevada sostenibilidad.

Qué partes del vehículo se reciclan ?

El porcentaje de las piezas y partes del vehículo que se pueden reciclar variará en función del tipo de vehículo y por supuesto también de su antigüedad, ya que los modelos más actuales están diseñados para poder aprovechar mejor todos los materiales y elementos una vez que finalicen su vida útil.

Sin embargo, de cualquier manera nos encontramos con aproximadamente un 95% del vehículo que vamos a poder reaprovechar, y en este sentido, es importante conocer los materiales más relevantes y el porcentaje correspondiente en relación con el reciclaje completo del vehículo.

  • Metales: hasta el 75% del reciclaje completo.
  • Plásticos: hasta el 12%.
  • Caucho: hasta el 4%.
  • Vidrio: hasta el 3%.
  • Otros materiales: hasta el 1% (incluye tejidos, papeles y cartón).

En el listado anterior podemos observar que la mayor parte reciclable del vehículo son los metales, los cuales se dividen entre metales ferrosos y metales no ferrosos.

El 20% restante que también se puede aprovechar, estará compuesto en su mayoría de plásticos, así como también de caucho, vidrio y otros materiales que se puede aprovechar en menor proporción como son los papeles, cartones y por supuesto también diferentes tipos de tejidos.

Cómo se procede para el reciclaje de coches y la gestión de los residuos (¿Interrogante?)

A la hora de llevar a cabo el reciclaje, podemos distinguir entre cuatro fases:

  • Descontaminación: se procede a descontaminar el vehículo.
  • Clasificación: se separan los líquidos, las piezas, la chatarra y los plásticos.
  • Gestión: los líquidos y los plásticos polímeros se retirarán a un vertedero, mientras que las piezas que todavía funcionen se venderán como piezas de segunda mano, los plásticos monómeros se reciclarán, y las piezas que no funcionen y la chatarra se introducirán en una (llevarán a una)
  • Fragmentación: se procederá a gestionar los materiales y elementos fragmentados, de manera que los plásticos polímeros y los materiales de rechazo que no se puedan aprovechar, irán al vertedero, mientras que los plásticos monómeros, vidrios, metales, neumáticos y productos de rechazo que se puedan reaprovechar tras su paso por la planta de medios densos, serán reciclados.

Tal y como podemos observar en el resumen anterior, en total vamos a obtener tres grupos claramente distinguibles que son:

  • Materiales que no se pueden reciclar.
  • Materiales que se pueden reciclar.
  • Piezas que se pueden reaprovechar.

Las piezas reaprovechables se venderán de nuevo a los clientes una vez que se haya comprobado su funcionamiento y se hayan adecuado para garantizar que están en buenas condiciones, lo que significa que cualquier usuario podrá comprar una pieza de coches de segunda mano o pieza de desguace a un precio mucho más económico y con la seguridad de ser la pieza correcta para su vehículo.

Esto significa que por una parte, los propietarios de vehículos van a tener la posibilidad de ahorrar una gran cantidad de dinero a la hora de realizar las reparaciones de sus coches, mientras que por otra parte, también se consigue alargar la vida útil de los vehículos que todavía siguen en la carretera, haciendo que su reparación sea más accesible, lo que significa que cada usuario le podrá sacar mayor partido a su vehículo, evitando así tener que comprar uno nuevo cada poco tiempo, lo cual supondría un impacto medioambiental mayor.

Por qué es tan importante gestionar adecuadamente los vehículos al final de su vida útil (¿Interrogante?)

El reciclaje de coches al final de su vida útil no sólo es una obligación legal, sino que además también aporta grandes ventajas y beneficios en diferentes ámbitos, entre los cuales podemos destacar los siguientes:

  • Reduce el impacto medioambiental, favoreciendo el desarrollo del medioambiente.
  • Permite reaprovechar hasta el 95% de los componentes que conforman el vehículo.
  • Se reduce la emisión de dióxido de carbono.
  • También se consigue reducir el consumo energético.
  • Contribuye a reducir la problemática en relación con el agotamiento de los recursos naturales.
  • Gracias al reciclaje, se canaliza el desecho de residuos peligrosos como anticongelante, aceites, baterías, combustibles, líquidos para (de) frenos y otros.
  • Ofrece un mercado de piezas de coche de segunda mano, gracias a lo cual muchos usuarios ahorran grandes cantidades de dinero en sus reparaciones.
  • Este aprovechamiento de piezas también incide positivamente al poder encontrar piezas para vehículos antiguos o de poca tirada.
  • Ayuda a aumentar la vida útil de otros vehículos.